escapando de

tendido tu cuerpo sobre la cama
como un mapa                 mudo
aún desnuda callas
guardas tus secretos
piel adentro
y yo soy la intemperie amor
yo soy ese surco
que no era zanjita sino abismo
no era río de agua fresca
sino charco de sangre tibia

te prometí un ‘siempre’
mis dos riñones
y un tercero en reserva
que me están guardando
te prometí sacrificar todo
sacrificar algo
pero sacrifiqué primero
el olfato la palabra el tacto
y ciega e inválida
me fui de ti

Anuncios