Escapando de Apolo

Mes: diciembre, 2013

antonio II

En el que sería tu 56 aniversario.

tu ambición
en este no conformarse con aquí
y después quién sabe,
tu ambición digo
en explorar lo infinito
y comprender la universalidad
nuestra,
la historia de esta culebra viva
que se revuelve inquieta
en la ambigüedad de lo eterno.
tu ambición,
solitaria y nocturna
en la creación definitiva,
más allá de las palabras.
tu ambición, Antonio,
tu ambición
se hizo ya luz en tus manos.

Anuncios

Las mejores historias de amor

Las mejores historias de amor empiezan con un “Creo que me voy a matar hoy”.

Ella no podía sacar su mano de la entrepierna
imaginando el zarpazo de la leona
provocando sus rugidos
masticando sus pupilas
sin pedir permiso,
a punta de pistola,
con premeditacion y alevosía.

Lejos,
él dio un paso atrás para coger impulso
y atravesar el espejo.

Al otro lado, el país del espanto,
bestia,
monstruo enamorado
de quién sabe qué aromas
buscando cuerpos poéticos que acariciar
pisoteando todas sus voces para hacer vino tinto y emborrachar los ecos.

¿Detrás de qué monstruos corretea,
arrojándoles piedras y flores?
¿Adónde va con los ojos cargados de balas,
con las palmas de las manos llenas de metralla
arrastrando tanta artillería pesada?
¿En qué latitudes piensa trazar los límites del imperio?

Nadie sabe si sale huyendo de un sueño o si va corriendo hacia él.

Su solitaria revolución –ni tan solitaria ni tan revolución–
tras la sed y el hambre siendo insaciable,
como ella
que tiene sed y tiene hambre
y hace y deshace el ovillo
pero no sale del centro del laberinto.

Él creía merecer la muerte por no asistir a su amada
y probablemente la merecía
por dejar al ángel a solas con el horizonte enfrente
como una cuchilla con ganas de sangre.

Amor y muerte, con sus dos sílabas, se pronuncian rápido.
Sin embargo ambos duran para siempre.

Las mejores historias de amor acaban con un “Creo que me voy a matar hoy”.

[sin diarios]

sin diarios
sin testimonios
una introducción al vacío
y siempre el no poder dejarla
y siempre la enamorada