Escapando de Apolo

Mes: marzo, 2016

comienza el espectáculo

las luces se apagan
hay un brillo extraño
en la mitad izquierda de su cuerpo
nacen focos de luz
en ese hemisferio del cerebro
en su pupila izquierda
su hombro izquierdo
codo izquierdo
muñeca izquierda.
círculos de articulaciones en llamas.

seguro que si uno los puntos descubro
las constelaciones que la habitan,
los sistemas planetarios
que giran y giran y giran
alrededor de esa gran estrella
que bombea sangre o
en su caso
poesía

las sonidos se apagan
la electricidad chirría
atrapada en sus venas
cables de alta tensión
sin interferencias
al dictado
¿de qué
de cuándo
de quién
responde su mano izquierda?

no sé nada
quizá no son constelaciones
ni campos magnéticos
quizá es sólo el reflejo
del machete con el que se abre paso
entre bosques y selvas,
o la ilusión de un oasis
en un desierto de arena
quizá en el fondo de todo hay un jardín
y ella es alicia al otro lado del espejo
(si la bebo, ¿creceré?)

no sé nada
pero leo en sus pentagramas
sonatas en La mayor que transcribe
de ladridos de perros callejeros
melodías que dan saltos legendarios
del blanco al negro de un tablero

me está mirando y ahora sí lo veo
tras sus ojos dos estrellas fugaces
rápido corro voy pido un deseo:
“que nadie dé un sólo movimiento,
que el tiempo pare aquí:
yo soñando
y ella escribiendo”.

 

 

 

Los chicos del monopatín

Los chicos del monopatín (digo los chicos no las chicas) están conectados aparecen desaparecen aparecen desaparacen y aparecen conectados en otro lado. Este chico con su gorra su sudadera su música — su chica le aplaude pero él no la oye está conectado a su gorra su sudadera su música que está conectada a la del otro chico (no chica) a su gorra su sudadera su música. Los he visto en Berlín conectados con sus gorras sus sudaderas sus músicas y en Buenos Aires París Nueva York. Desde Barcelona mando un saludo interferencia a este chico que no me oye que está conectado, y a todas las gorras sudaderas músicas conectadas sobre ruedas. Y a sus chicas, que aplauden orgullosas y también son mis amigas.