Escapando de Apolo

Mes: mayo, 2016

Hace mucho tiempo que hace tanto tiempo
que no me tiendo sobre nuestro lenguaje.
 
Guardé tus fonemas favoritos en la última luna.
Punzante, hundió su extremo en mi centro:
 
mi voz sostenida en la noche
como pez columpiándose en su anzuelo.
 
Laureles de silencio coronan la nada.
Oigo la palabra del mudo.

cae la noche en guinardó

 

cuando cae la noche
sin flores
sin lenguaje
cuando con hilos de sombra se atraviesa la piel fina
cuando la mirada se clava hasta ver borrosa
cómo absorbe la melancolía los poros
cómo cicatriza

cuando cae la noche
sin rosas
sin poesía
palpa su alma la mía
e interpreta en el falso fondo del silencio
un canto de ausencia

20160418_204856