por Anna Esteller

la sonrisa invisible
tras los giros esos
del lenguaje nuestro
regurgita
desde el centro
vacío de hambre y mariposa

Anuncios